Fases Lunares

Nuestra piel y nuestras emociones se ven influenciadas por la luna ya que estamos compuestos de un 70 % de agua. 

Por esto añadimos ingredientes que ayudan a potenciar los efectos positivos de la luna en tu piel y tu estado anímico.

 

LUNA NUEVA

Es momento de establecer nuevos propósitos.
La piel se encuentra dispuesta a realizar cambios, es bueno iniciar una dieta o desintoxicación.
La energía y vivacidad habita en las personas pero también la poca concentración.

LUNA CRECIENTE

Es momento de trabajar en los propósitos.
La  piel  se  encuentra  receptiva  por  lo  que  se recomienda aplicar cremas para regenerarla.
La mente se encuentra en un estado de concentración para llevar a cabo lo que nos propusimos.

LUNA LLENA  

Es momento de meditar y corregir. 
La piel y los tejidos corporales están sometidos a la máxima presión por lo que se tiende a retener líquidos.
Las emociones están a flor de piel y hay una mayor tendencia a sentirse vulnerable.

LUNA MENGUANTE 

Es momento de aceptar y dejar ir.
La piel tiende a desprenderse de lo que le sobra de esa manera eliminar toxinas y reducir hinchazones e irritaciones.
Psicológicamente se dice que hay mucho análisis y poca inspiración.